Moros y cristianos: la fiesta de Pollença

 

Como adelantado en este post, las fiestas siguen en Mallorca y una de las que no me he perdido desde que la he vivido por primera vez, es la fiesta de la Patrona de Pollença.

El 2 de Agosto es una fecha muy importante para los pollencines porqué es cuando, en ocasión de la fiesta de la Madre de Deu patrona de la ciudad, se celebra la famosa batalla entre moros y cristianos. En realidad la fecha exacta sería el 31 de mayo pero desde hace muchos año se hace coincidir este día que venía recordado como “día de la desgracia” con la fiesta de la Patrona.

 

 

Esta es indudablemente una de las más folclóricas y atractivas que hay durante el verano mallorquín. La participación masiva de todos los pollensines al simulacro de este famoso día lo hace un evento muy emocionante y abrumador.

 

El día de fiesta empieza con “l’alborada” a las 05.00 de la madrugada cuando la banda municipal toca el himno de Pollença en la plaza para luego pasar por las vías del pueblo, para recordar cuando, el día de la invasión, la ciudad fue despertada de madrugada para avisar la llegada del enemigo.

 


Durante la mañana hay actos oficiales y religiosos (como se celebra la Madre de Dei, aunque realmente parece pase en segundo plano) entre los cuales se destaca el baile de los “cossiers”, una antiguo baile pagano en el cual seis bailarines danzan con un ramo de albahaca en mano y un pañuelo de color en la otra. Este baile es muy típica y peculiar en Mallorca y antiguamente era símbolo de las ofrendas que se hacían para agradecer a los Dioses la buena colección.

 

Hay una serie de eventos que preceden el combate y que empiezan por la tarde. 

A partir de las 17 los jóvenes que se vestirán de moros acuden a la plaza principal donde, mientras esperan que lleguen las cornetas, se quitan las camisetas para levantarlas en el aire mientras pasa la banda tocando su himno. Esta usanza es reciente y probablemente se introduzco por iniciativa de los jóvenes para entretenerse durante la espera y con el calor que hace en la plaza un día de agosto a estas horas! Los mismos chicos luego bajaran con el pecho desnudo y las camisetas en las manos por una de las calles del pueblo en una corsa que parezca quiera indicar quien sea el más fuerte, resistente…o más loco!!! :D

 

 

A partir de aquí hay una procesión que recorre las vías principales de la ciudad donde desfilan los representantes del antiguo ayuntamiento con vestidos de la época.

 

 

La parte de la fiesta más esperada y conocida empieza a las 19 cuando ha inicio la batalla justo delante de la plaza del gallo (símbolo de la ciudad) porque cerca de la casa de Joan Más, el intrépido pollencín que bajó a la calle para avisar a los ciudadanos y combatir contra el enemigo en lugar de huir como hicieron muchos.

La representación es muy emotiva porque todo el pueblo participa en este simulacro con gente que se viste de moro o de cristiano: el combate es real tanto que los dos frente se afrontan con espadas y palos de maderas lo cual resulta muy impresionante para quien puede vivirlo de cerca! 

Hay que ir con cuidado por donde se para a mirar toda la escena porque si no se conoce bien en que sitio estar, puede resultar peligroso y agobiante por la cantidad de gente y de turistas que acuden al evento. Seguramente pero vale la pena asistir al menos una vez en la vida!

 

 Para los pollencines prender parte al día de la Patrona es un sentimiento muy fuerte, un momento de encuentro y diversión pero tambien de orgullo por su ciudad, por lo cual resulta ser una cita irrenunciable aunque la gente pueda vivir fuera: siempre se vuelve, al menos el día de la Patrona.

 

Be first to comment