Como vive una extranjera la fiesta de Sant Antoni a Pollença

xeremies2

  

Sant Antoni es una fiesta de fuego y de encuentros en la calle, una ocasión para ver quien vive desde siempre en esta isla y conocer la autentica pasión y devoción para sus fiesta patronales. Por esta razón tienen un fascino muy peculiar

Esta fiesta se celebra en toda la isla con bailes de dimoni y foguerón en medio de la calle donde la gente se organiza para reunirse y hacer parrilladas colectivas de carne y pan.

Pollença es el único pueblo que lo celebra de otra manera: ellos son distintos y se sienten un poco especiales en todo, sobre todo diferenciándose en las fiestas!

 

Es tradición aquí que todas las personas del pueblo vayan a buscar un pino en una zona montañosa justo fuera de la ciudad llamada Ternelles. El árbol que ha sido previamente elegido por su altura,  se prepara y monta sobre un carro para luego ser bajado a la plaza principal del pueblo. Antes de empezar este difícil y duro descenso, se aprovecha la excursión en este sitio encantados para hacer una parrillada y comer todos juntos acompañados por la música de los xeremies y por algún baile improvisado.

 

 

La esencia de todo esto es la prueba de fuerza y coraje que sobretodo los jóvenes tienen que demostrar, porqué podéis bien imaginar, cuanto pueda ser peligroso llevar a mano por las empinadas y estrechas calles de un pueblo, el tronco de un pino largo 20 metros!

Esta prueba de fuerza pero no acaba aquí ya que, mientras en el transporte hasta la plaza participa todo el pueblo, una vez haya sido colocado en la plaza antigua de Pollença y haber sido bien enjabonado, el pino es el protagonista de la competición entre los más valientes y fuertes que tendrán que subir hasta la cima.

 

 

Esta, como otras fiestas en Mallorca, son muy intimas y vividas con intensidad por lo mallorquines que no pueden dar una explicación lógica a algo tan sentimental.

Pero los que como yo vienen de fuera como ven todo esto?

Nosotros extranjeros vivimos con mucha curiosidad y muchas ganas de sentirnos parte integrante de estas fiestas, porque se sabe muy bien que en los otros Países fuera de España no se viven con la misma intensidad y filosofía.

 

 

Esto es lo que he aprendido de las fiestas desde que vivo en Mallorca:

  • El secreto principal es dejar en casa ideas preconcebidas y inhibiciones: liberarse de las propias limitaciones culturales son el paso fundamental para comprender el dignificado de estas fiestas y sumergirse en ellas.
  • Un par de cervezas y un poco de mesclat (un licor típico de estas ocasiones) te ayudarán en esta tarea! Ha sido de esta manera que me he encontrado hablando italiano con el médico del pueblo!
  • Si tienes miedo del fuego o de los petardos mejor quedarte en casa o superar, como yo el miedo: de tantos disparos al final no puede evitar acostumbrarte
  • Prohibido participar a estas fiestas vestidos impecablemente: será la evidencia indiscutible de que no eres del lugar! 
  • Déjate llevar por la euforia colectiva: diversamente no podrás comprender el significado liberatorio, pero sobre todo pasártelo bien!

 

 

Una vez más la palabra mágica es FIESTA!

 

Be first to comment